ARTE

El aroma prohibido de las pubescentes de Balthus

Balthasar Klossowski de Rola (París 1908-2001), conocido como Balthus, no se había expuesto en Francia desde la retrospectiva en el Centro Pompidou en 1983. Probablemente porque sus cuadros desprenden un aroma sexual  adolescente, prohibido como algo perverso. Sin embargo, son estas pinturas de un turbio clasicismo las que le han valido el reconocimiento general en el mundo del arte moderno.

Hace un año y medio aproximadamente, la prestigiosa galería Gagosian abrió en su sede de París una exposición de pinturas y dibujos de Balthus que mostraba su lado más intimista. Esta reciente muestra de su obra se completaba con una amplia representación de los estudios del pintor con la cámara Polaroid cuando, al final de su vida, no podía valerse de sus manos para pintar.

En estas fotos se ha querido ver su visión más atrevida de sus modelos adolescentes hasta el punto que en Essen, Alemania, se cerró una exposición de estos trabajos hace sólo dos años, ejemplo de la censura en una sociedad avanzada. A lo largo de su vida, Balthus fue acusado en varias ocasiones de pedófilo por sus cuadros, lo que se demostró siempre sin fundamento alguno.

"Le salon" 1941-43

“Le salon” 1941-43

"La chambre" 1952

“La chambre” 1952

Thérèse Dreaming , 1938

Thérèse Dreaming , 1938

Caminando a través de las salas de la Galería Gagosian, en esta reciente muestra de la obra de Balthus, quizás haya habido más de una decepción ya que sólo siete de sus cuadros se cuelgan allí, incluyendo el titulado Jeune fille à la mandoline (foto primera), que el artista y aristócrata dejó inacabado a su muerte en 2001. Sin embargo,  fueron presentados cincuenta dibujos que son a  menudo trabajos preparatorios de pinturas,  los cuales ofrecen una visión más íntima del artista. Balthus, con su trazo firme y sensible no olvida su gusto por las lolitas como motivo de sus cuadros, como otros describen paisajes.

 

Anuncios
This entry was posted in: ARTE