Mes: octubre 2016

El aroma prohibido de las pubescentes de Balthus

Balthasar Klossowski de Rola (París 1908-2001), conocido como Balthus, no se había expuesto en Francia desde la retrospectiva en el Centro Pompidou en 1983. Probablemente porque sus cuadros desprenden un aroma sexual  adolescente, prohibido como algo perverso. Sin embargo, son estas pinturas de un turbio clasicismo las que le han valido el reconocimiento general en el mundo del arte moderno. Hace un año y medio aproximadamente, la prestigiosa galería Gagosian abrió en su sede de París una exposición de pinturas y dibujos de Balthus que mostraba su lado más intimista. Esta reciente muestra de su obra se completaba con una amplia representación de los estudios del pintor con la cámara Polaroid cuando, al final de su vida, no podía valerse de sus manos para pintar. En estas fotos se ha querido ver su visión más atrevida de sus modelos adolescentes hasta el punto que en Essen, Alemania, se cerró una exposición de estos trabajos hace sólo dos años, ejemplo de la censura en una sociedad avanzada. A lo largo de su vida, Balthus fue acusado …

El monte Fuji con tiempo claro, por Katsushika Hokusai

    Katsushika Hokusai(Tokio 1760-1849) está considerado como el máximo exponente de la escuela de grabados Ukiyo-e, o pinturas del mundo flotante.  A mediados del siglo XIX sus grabados, como los de otros artistas japoneses, empezaron a importarse a París, Francia, donde se coleccionaban con gran entusiasmo, en especial por parte de impresionistas de la talla de Claude Monet, Edgar Degas y Henri de Toulouse-Lautrec, cuya obra denota una profunda influencia de dichos grabados.   A los quince años, entró a trabajar en el taller del artista de Ukiyo-e Katsukawa Shunsho y con él aprendió la técnica del grabado con planchas de madera, especializándose en retratar actores. A partir de 1796 comenzó su trabajo autónomo con álbumes de grabados y grabados aislados, firmando algunas de sus obras con el seudónimo de Hokusai. Hacia 1800 ya era un artista conocido gracias a la exhibición pública de sus obras, como la pintura de 240 m2 de Bodhidharma que pintó en un templo en 1804. Después de 1806 su estilo se tornó más monumental y clásico, tras el periodo en …