cine

Mekas y el cine americano de vanguardia

Jonas Mekas, el cineasta que rompió todas las barreras del lenguaje cinematográfico, que filmó las calles de Nueva York con su cámara Bolex y borró las fronteras entre documento, ficción y retrato íntimo armando un puzle infinito de experiencias personales pero que, sobre todo, nos enseñó que se puede hacer cine de una forma profundamente libre, cumplirá el próximo mes de diciembre 94 años.

Este incuestionable ‘gurú’ del cine underground norteamericano llegó a Estados Unidos en 1949, después de un doloroso viaje desde su Lituania natal. Unos años más tarde –justo a finales de la década de los 50– se produjo una explosión libertaria en el cine en la ciudad de Nueva York que convirtió a Jonas Mekas en el impulsor y portavoz oficial de este movimiento, conocido como “nuevo cine americano” o “cine underground”.

Este cine de espíritu libertario, que realizaron –junto al propio Mekas– Robert Frank, John Casavettes, Gregory Markopoulos y Andy Warhol fue algo totalmente nuevo en su momento, y resulta siempre interesante para cualquier cinéfilo, aproximarse a lo que fue el cine vanguardista de los 60 a través de los textos de Mekas. Su tenacidad en la defensa de los nuevos cineastas desde la revista que él mismo creó, Film Culture, y el semanario The Village Voice, donde colaboraba, permitieron a este cine encontrar huecos en donde se hablara de él y, por consiguiente, salas donde poder exhibirlo.

Jonas junto al 'Anthology Film Archives', 1989

Jonas Mekas junto al edificio del ‘Anthology Film Archives’, 1989

Sus artículos proclamaban Shadows, de John Casavettes, y Pull my daisy, de Robert Frank, como el principio de una revolución que tendría que llevar a un nuevo estilo de cine, el llamado underground, y a derrocar al antiguo y academicista cine de Hollywood. El tono apasionado de sus textos en defensa del espíritu de este cine define los límites de este movimiento cinematográfico y le da una dimensión que las películas por sí solas probablemente nunca hubieran conseguido. Mekas clama por una recuperación de la inocencia en la mirada, por una recuperación de la belleza de lo virgen, por una recuperación de la verdad.

A pesar de que su extensísima filmografía está muy bien consideradas por la crítica, Jonas Mekas es principalmente conocido por sus películas-diario, como Walden (1969), Reminiscences of a Journey to Lithuania (1972), Lost, Lost, Lost (1975), y Zefiro Torna (1992). Muy destacable es su Reminiscencias de un viaje a Lithuania, donde repasa los años de internamiento, su llegada a Brooklyn y las impresiones de la vuelta a su país, 27 años después de haberlo abandonado.

En 2001, se estrenó una película-diario de 5 horas de duración llamada As I Was Moving Ahead, Occasionally I Saw Brief Glimpses of Beauty, montado a partir de imágenes de distintas grabaciones acumuladas a lo largo de 50 años de su vida.

Anuncios
This entry was posted in: cine