Mes: julio 2016

Mekas y el cine americano de vanguardia

Jonas Mekas, el cineasta que rompió todas las barreras del lenguaje cinematográfico, que filmó las calles de Nueva York con su cámara Bolex y borró las fronteras entre documento, ficción y retrato íntimo armando un puzle infinito de experiencias personales pero que, sobre todo, nos enseñó que se puede hacer cine de una forma profundamente libre, cumplirá el próximo mes de diciembre 94 años. Este incuestionable ‘gurú’ del cine underground norteamericano llegó a Estados Unidos en 1949, después de un doloroso viaje desde su Lituania natal. Unos años más tarde –justo a finales de la década de los 50– se produjo una explosión libertaria en el cine en la ciudad de Nueva York que convirtió a Jonas Mekas en el impulsor y portavoz oficial de este movimiento, conocido como “nuevo cine americano” o “cine underground”. Este cine de espíritu libertario, que realizaron –junto al propio Mekas– Robert Frank, John Casavettes, Gregory Markopoulos y Andy Warhol fue algo totalmente nuevo en su momento, y resulta siempre interesante para cualquier cinéfilo, aproximarse a lo que fue el …

París, una grieta en la leyenda gala

El manido eslógan de que “París es siempre París”, fuera de ser una recordada película de Yves Montand, tiene algo de verdad en cuanto a la perenne belleza de la ciudad museo, pero también cuando el visor humano capta sus síntomas de momificación. No es  que la Ciudad Luz –sobre todo tras los brutales ataques terroristas del pasado 13 de noviembre– haya perdido su efluvio inconfundible, su maleficio y su ritmo, su fiesta nocturna y su aborrascada sensibilidad, esa con la cual nos acompaña sin necesidad de otra compañía. Es que no solamente existe ese París de leyenda, esa ciudad real e irreal que mezcla la idealización con una clara y latente belleza, la visión de edificios, monumentos, museos y esculturas famosas redobladas en reverencia por nuestra propia ilusión y por una publicidad monstruosa. Dejemos al lado la momia cultural que comenzó a ser desde hace varias décadas la “Francia eterna” del general De Gaulle y entremos de lleno en lo que está sucediendo alrededor del monstruo dormido. Y es que las preocupaciones del alma, …

La mirada de Ouka Leele

Vive en el barrio madrileño de Chamberí rodeada de dos arpas, un piano, tres perros y dos gatos. Tiene una hija diseñadora y sueña con que, algún día, Madrid amanezca convertido en un bosque. Seguramente no lo verán los ojos de Bárbara Allende Gil de Biedma, el nombre real de Ouka Leele –Premio Nacional de Fotografía 2005– , que se hizo muy conocida en los años 80 por sus fotografías coloreadas con acuarela. En la actualidad, su extenso legado artístico forma parte del imaginario de la ‘movida madrileña’, tanto o más que los carteles de Iván Zulueta o las portadas de los discos de Mecano. Su primera vocación fue la pintura, y de hecho cursó Bellas Artes, aunque abandonó la carrera para iniciar estudios de piano, al tiempo que comenzaba el aprendizaje de la fotografía. Tras publicar sus primeros trabajos en un libro llamado Principio, comenzó a exponer en 1978. Sus fotos eran habitualmente en blanco y negro, pero al serle encargada una fotografía en color para una portada, decidió inventar ella misma el color …

Alice Neel, expresionismo made in USA

Alice Neel, nacida cerca de Filadelfia, en 1900, fue pionera entre las mujeres artistas en una actividad entonces reservada a los hombres. Está considerada una de las mejores retratistas de la época, adscrita al estilo expresionista que, en los años treinta del siglo pasado, estaba en auge en el norte de Europa. Neel estudió en la Philadelphia School of Design for Women y pronto se convirtió en una pintora con una fuerte conciencia social y de fuertes creencias izquierdistas. En la década de 1930 vivió en el Greenwich Village de Nueva York; en este tiempo se dedicó a pintar escenas urbanas. Pero quizá son más conocidos los retratos que entonces hizo de escritores, artistas y sindicalistas de la izquierda. En 1938, Alice Neel se trasladó al conocido como Spanish Harlem donde tomó como motivos a la comunidad puertorriqueña, amistades casuales, vecinos y personas que se encontraba en la calle. Algunas de sus pinturas, todas en un estilo expresionista de profundo alcance, alcanzan una expresividad humana excepcional y, a la vez, muy próxima y familiar para …