cine, Kazajistán

¿Pero, hay salas de cine en Kazajistán..?

No demasiadas, pero claro que existen. Y aunque el número exacto no se conoce en Occidente, en el extensísimo territorio kazajo hay abiertas actualmente unas 170 pantallas de cine y se rodaron, además, 18 largometrajes el pasado año.

Aquello no es Hollywood, desde luego, pero no está mal teniendo en cuenta que Kazajistán es el noveno país más grande del mundo, con apenas 16 millones de habitantes conviviendo en un territorio geográficamente equivalente a toda Europa Occidental.

Kazajistán, por cierto, tiene una fuerte tradición cinematográfica. El primer cine kazajo se remonta a principios del siglo XX y la primera filmación tuvo lugar en 1928. Se trataba principalmente de cortos cinematográficos de propaganda soviética, conocidos como “agitfilms”, creado por directores rusos. El primer largometraje kazajo, Amangel’dy de Moisey Levin, se filmó en 1938 y fue también la primera película con sonido. Tiene una narrativa muy común en todo el cine de Asia central, que destaca fundamentalmente hechos históricos y personajes heroicos de sus países. Otras primeras películas de esa época incluyen The Land of the Fathers, de Zemlya Ostov, The Balcony, de Kalykbek Salykov y The Island of Rebirth, Rustem Abdrashev.

Actualmente, a nivel cinematográfico, el país ha iniciado un gran despegue. En Almatý –la ciudad más poblada de Kazajistán– se celebra todos los años el festival cinematográfico más prestigioso de Asia central, el Evraziya, que ha sido fundamental para el desarrollo de la incipiente industria cinematográfica kazaja y en el que se proyectan películas de toda Asia Central y de otras entidades turcófonas como Azerbaiyán y Turquía entre otras.

Películas destacadas

Pese a no tener una distribución adecuada en Europa o en los Estados Unidos, la crítica especializada ha destacado varios títulos que, incluso, han obtenido premios en importantes festivales internacionales. Tal es el caso de Nomad (2006), y Mongol (2007), historias épicas dirigidas por Sergéi Bodrov y Talgat Temenov y nominadas ambas para los Oscars de Hollywood a la Mejor Película en Lengua Extranjera y también a los Golden Globe.

Layout 1

Otros filmes destacables del cine kazjano son The Road (1992), dirigida por Omirbaev Darejan; Highway (2001), de Sergei Dvortsevoy; Little Men (2003) de Nariman Turebayev. Sutil comedia sobre la generación post-soviética en Kazajistán;   The Hunter (2004), de Serik Aprimov, bellísima alegoría sobre las tensiones entre lo tradicional y lo nuevo en la sociedad kazaja y, por encima de todas, Tulpan (2008) de Sergei Dvortsevoy, una excelente comedia dramática que recibió el Premio del Cine Europeo, el Fassbinder a la Mejor Película Revelación y el prestigioso Une Certain Regard en el Festival de Cannes.

 

Por último, nos gustaría informar a nuestros cinéfilos lectores que, hasta el próximo día 30, pueden disfrutar de una magnífica programación de cine dedicado a Kazajstán, organizado por la Casa Asia de Barcelona coincidiendo con el 25 aniversario de la independencia de este país de la extinta Unión Soviética. El ciclo, que se inició el pasado 2 de abril, recoge el cine kazajo producido en los dos últimos años y que, poco a poco, se está haciendo un hueco a nivel internacional, sobre todo después de la presentación de la película Lecciones de Armonía, de Emil Bargazin, en la Berlinale de 2013.

El ciclo barcelonés consta de siete largometrajes de ficción y dos documentales producidos entre 2014 y 2015, con títulos como Tent, de Kenjebek Shaikakov; The Voice of the Steppe, de Ermek Shinarbaev, y Kenzhe (Little brother), de Ermek Tursunov, entre otros.

(Arriba,  fotograma del film “Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan”)

 

 

 

Anuncios